mUNICIPIOS

SENSIBILIZACIÓN A EQUIPOS TÉCNICOS DE MUNICIPIOS


Acompañamos a los equipos de municipios en su trabajo para que puedan proponer mejores políticas públicas para las personas mayores.

_____________________________________________________________________

Durante el 2018 la FNV estará trabajando con tres municipios de la Provincia de Buenos Aires. Una de las acciones que resulta de esta alianza es la sensibilización de los equipos municipales en la temática personas mayores. Para ello, se organizaron una serie de jornadas de las que participaron más de 100 empleados municipales, entre los que se encontraban talleristas, administrativos, profesores, asistentes, coordinadores de sede y equipos técnicos de los municipios.

A través del diálogo y la reflexión nos propusimos revisar la mirada de cada uno hacia la vejez y el envejecimiento, reconociendo la existencia de mitos y pre conceptos arraigados que pueden afectar la forma en que cada uno, desde su rol, se vincula con la comunidad +60. Para liderar estas dinámicas y transmitir una visión actualizada de las personas mayores hoy en Argentina, contamos con la participación de distintos especialistas. como la Lic. Laura Bosque, especialista en gerontología, y la Lic. Gabriela Lozano en representación de FIC Argentina (Fundación Interamericana del Corazón). Además se realizó un breve acercamiento a las estadísticas arrojadas por el Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores a cargo de Enrique Amadasi y Maria Rosa Cicciari.

Las propuestas que compartimos a municipios

La Lic. Laura Bosque realizó una propuesta de presentación de estilo taller, abordando con los allí presentes cuestiones referidas a los mitos y creencias en torno al concepto de “Vejez”. De este modo, algunos de los “mitos” que surgieron por parte del público tuvieron que ver con la idea de que hoy en día la sociedad tiende a tener una visión negativa de las personas mayores: “los apartan”; aunque por otra parte otros opinaron que “ahora están más socializados: tienen talleres y yoga; cosas que antes no existían”. La especialista en gerontología destaca la importancia de cuestionar estos mitos y creencias. El grupo de las personas mayores es sumamente heterogéneo, por lo que no es posible definir por un rasgo a todo un colectivo social de adultos mayores. “Es fundamental transmitir otras vejeces para romper con antiguas creencias y mitos sobre las personas mayores, así como también estar en constante vínculo y articulación con los jóvenes” afirma la Lic. Bosque. En determinadas ocasiones, este módulo de la jornada estuvo a cargo de Ricardo Iacub y Ani Kass, ambos pertenecientes a la Cátedra de Psicología de la Tercera Edad y Vejez de la Universidad de Buenos Aires.

Por su parte Enrique Amadasi, en representación del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina realizó una presentación de la investigación realizada acerca de las personas mayores en la actualidad en la Argentina. La iniciativa fue llevada a cabo en conjunto con el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, el Banco Supervielle y la Fundación Navarro Viola; y parte del supuesto de que la sociedad Argentina está en deuda con la Personas Mayores. De la investigación surge el Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores, y de allí se desprenden varias cuestiones en relación a los adultos mayores en nuestra sociedad. En ese marco, fueron visitados alrededor de 6.000 hogares y encuestadas 8.848 personas de 60 años o más. Enrique Amadasi da inicio a su presentación destacando el notable crecimiento demográfico de las Personas Mayores en los últimos años que, se cree, seguirá en ascenso creciente en los años siguientes. Entre 1945 y 2010, la población de adultos mayores de 75 años y más se multiplicó por 10, y de los adultos de 60 años y más se multiplicó por 6. Mientras que la población total se multiplicó en esos años tan sólo un 2,5 veces. Con este panorama es necesario entonces tener en cuenta que “no hay un tipo de vejez, si no que hay vejeces”, destaca E. Amadasi. Las vejeces dependen de distintas variables: la edad cronológica (no es lo mismo envejecer a los 60 años que a los 80 años), el sexo, nivel de instrucción, el estrato socioeconómico y el tipo de hogar en el que el adulto mayor vive (unipersonal, multipersonales puros, multipersonales mixtos). Por otra parte las vejeces se caracterizan de diversos modos según la zona geográfica en la que vivan las personas mayores (ciudad de Buenos Aires, conurbano bonaerense o centros urbanos del interior) y también según su condición residencial (villas/asentamientos precarios o barrios con trazado urbano). De la investigación además se desprenden los principales problemas a los que se enfrentan en la actualidad las Personas Mayores. El “Problemómetro” del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores arroja que un 43,5% de las personas mayores encuentran un déficit en la valoración social de su palabra/opinión, siendo éste el tercer problema más presente en ese grupo etario. En segundo lugar, el 47,3% de los adultos mayores presenta insatisfacción de las necesidades económicas. Mientras que el mayor y principal problema en la actualidad para eL 71,1% de los Adultos Mayores de la Argentina es el Déficit en la práctica de actividad física.

Por último Gabriela Lozano de FIC Argentina compartió con los participantes la importancia de sostener una vida saludable y activa en la vejez. Parte de la idea de que la actividad física no se circunscribe simplemente a una actividad regulada y programada en el tiempo (como puede ser clases de yoga), sino que también incluye actividades de la vida cotidiana de las personas, fundamentales para ser físicamente activos. De esta manera “realizar tareas domésticas”, “cuidar nietos y bisnietos”, “realizar rutinas de limpieza del hogar”, “elegir subir por escalera y no por ascensor” son algunos ejemplos de una actividad física cotidiana. Se trata de tener un envejecimiento activo en el que no sólo es necesario programar actividad física si no también ser físicamente activos en nuestros hogares y de estar involucrados, participar en cuestiones de la sociedad; es decir, SER una persona activa en todos los sentidos.

Las recomendaciones para los Adultos Mayores respecto a la actividad física incluyen, entre otros consejos, el realizar al menos 150 minutos de actividad física por semana; lo que equivale a 10 minutos por día. Esto le garantiza a cada persona la posibilidad de tener una vida saludable. Gabriela Lozano enfatiza que la cuestión de la actividad física para las Personas Mayores es y debe ser un tema de Salud Pública. “Cuando las personas se detienen, es cuando empiezan a envejecer” afirma.

 

 

_____________________________________________________________________